Lo que le ocurre al cerebro al perderse el conocimiento ¡Descúbrelo aquí!

Si eres de esas personas que suelen beber alcohol, es posible que en algún momento hayas perdido el conocimiento al hecho de haber exagerado con la bebida. Si bien estos desmayos no suelen ser lo suficientemente frecuentes, y que puede sufrirlo la mitad de las personas que tiene como hábito la bebida, poco se sabe la razón por la cual se produce o qué consecuencias puede tener a largo plazo.

Pues un estudio reciente el cual ha sido establecido por un grupo de científicos pertenecientes a la Sociedad de Investigación sobre el Alcoholismo toma en consideración sobre los misterios que engloba ese “apagón” cerebral causado por el alcohol.

Los investigadores tomaron en consideración 26 estudios previos en los que se destacaba la pérdida de conocimiento a causa de las bebidas alcohólicas, así pues se podría dilucidar sobre los mecanismos neurobiológicos que subyacen en ese particular evento. Como es algo lógico, nuestra propia biología también establece un límite a la tolerancia al alcohol, por lo que algunas personas a pesar de no haber bebido mucho pueden entrar a la embriaguez para posteriormente desmayarse.

Una persona perderá el conocimiento cuando el nivel de alcohol en sangre es sumamente alto, el hipocampo al ser una región bastante sensible al alcohol se encuentra mermado y como es bueno saber de esta región es la que permite la formación de recuerdos. Es por ello que “olvidar” lo que hemos hecho mientras estábamos embriagados, es un término incorrecta ya que sencillamente el recuerdo que representaba esas series de eventos nunca fue formado y almacenado en el cerebro.

Además de ese aspecto sobre la formación de recuerdos, el estudio también expuso que durante la pérdida del conocimiento puede existir un daño realmente significativo a nuestra condición física y mental, ya que al perder control sobre nosotros mismos corremos el riesgo de sufrir lesiones físicas como golpes o fracturas sin contar el daño neurológico al verse interrumpida de forma abrupta la sinapsis neuronal, es por ello que puede aparecer a largo plazo sintomatologías de enfermedades mentales, donde las más comunes son los delirios.

El estudio de la investigación fue publicada en la prestigiosa revista de salud Alcoholism; Clinical & Experimental Research.

Creo que con esto ha quedado claro las consecuencias que tiene el consumo de la bebida al momento de llevarla al extremo de que perdamos la conciencia, si te gusta beber, recuerda no hacerlo en exceso procura que sea en reuniones especiales con amigos o cuando la ocasión en verdad lo amerita, la salud es lo primero.

El efecto del LSD en el cerebro ¡Descúbrelo aquí!

Un grupo de investigadores del Imperial College de Londres, junto con la colaboración de la Fundación Beckley, tomaron en consideración los efectos de LSD, acrónimo de dietilamida de ácido lisérgico en el cerebro humano y gracias a que se elaboró una serie de experimentos, los científicos a cargo han obtenido una visión certera de como el compuesto psicodélico puede intervenir en la actividad cerebral, de forma negativa.

Los investigadores optaron con la participación de 20 personas con un estilo de vida bastante saludable, libre de todo tipo de narcóticos y se les suministró a cada uno 75 microgramos de LSD por lo que una vez hecho eso, entro en práctica diversas técnicas de escaneo cerebral, entre las cuales se encuentra la resonancia magnética funcional y la magnetoencefalografía con la finalidad de poder estudiar como el LSD alteraba el sistema de funcionamiento del cerebro. Los resultados terminaron revelando lo que en verdad ocurre cuando las personas al consumirla empiezan a experimentar esas alucinaciones visuales de suma complejidad.

Cuando el cerebro está trabajando correctamente, la información visual la cual es captada por los ojos se termina procesando en la corteza visual lo que se le da una interpretación sólida a la imagen extraída del exterior, sin embargo cuando hay dosis de LSD en el sistema, hubo más áreas adicionales además de la corteza visual que procesaron esa información visual.

Según el líder del estudio Robin Carhart-Harris, las imágenes percibidas están sujetas a una libre interpretación por lo que la imaginación termina siendo mucho más versátil, es por ello que incluso si la persona tiene los ojos cerrados podrá ver imágenes porque hay participación de otras regiones del cerebro ajenas a la corteza visual, que te termina brindando el resultado de lo que se puede considerar un procesamiento indebido de información visual.

Con el LSD también hubo una integración de redes cerebrales que suelen estar separadas e independientes en una condición estable, me refiero al estado motriz, al oído y la visión. Al no existir una separación entre estas redes se evidenciaba según palabras de los científicos una “profunda alteración de la conciencia”.

Y es que el cerebro termina volviéndose más limitado y compartimentado a medida que el ser humano se desarrolla y hay diferenciación de tejidos en base al crecimiento, por ende si comparamos el tipo de pensamiento presente en la mente de un niño en relación a la de un adulto, este último tendrá ideas más rígidas y centradas en el área del pensamiento, por lo que lo terminamos llamando “madurez”. Es por ello que el LSD es como si devolviera al cerebro a su estado más primigeneo, es decir libre y sin restricciones como las de un niño.

El estudio fue publicado en la prestigiosa revista de Proceedings of the National Academy of Sciences. En cuanto a mí y espero que tú también no busques experimentar sensaciones inolvidables mediadas por el consumo de estas drogas, podrá ser agradable pero las consecuencias que lleva nuestro cuerpo es de lamentar.

Los síntomas de la esclerosis múltiple ¡Descúbrelos aquí!

La Esclerosis Múltiple es una enfermedad crónica que afecta el Sistema Nervioso Central (médula espinal y cerebro), su dispersión es mundial y es una de las enfermedades neurológicas más comunes que afecta a la población de personas cuyas edades están comprendidas entre los 20 y 30 años, entre sus síntomas se encuentra la fatiga, la falta de equilibrio, dolor, alteraciones visuales y cognitivas, dificultad del habla así como temblores, más otros síntomas asociados a la percepción del cuerpo en base a la información recogida por el cerebro. Hay que considerar que el curso de esta enfermedad es muy difícil de pronosticar, siendo de lo más caprichosa en la aparición que varía de persona en persona. No es contagiosa, no se transmite por herencia y tampoco es mortal, sin embargo, afecta la vida laboral de aquellos que la padecen, sobre todo para los que presenten proyectos de vida planificados y están en la etapa de iniciación.

Su frecuencia es mayor en mujeres que en hombres, y por ahora no se conoce una causa ni una cura de la misma.

Como ya se mencionó antes, esta enfermedad tiene su punto de acción en el sistema nervioso central, la cual al componerse por el cerebro y la médula espinal está protegido por un material compuesto por proteínas y grasas llamado mielina. La mielina funciona como aislante del impulso eléctrico, dado que las neuronas cuentan con los nódulos de ranvier, permite el fenómeno de conducción saltatoria lo que permite que el potencial de acción causado por el estímulo viaje más rápido por el nervio. La esclerosis múltiple degrada estas capas de mielina dejando al descubierto las fibras nerviosas del axón neuronal, este tipo de lesiones es lo que se conoce como esclerosis (cicatriz).

Las áreas afectadas se conocen como placas de desmielinización, así pues al afectar la conducción del impulso eléctrico desde los nervios al cerebro termina por interrumpirse y es ahí cuando aparecen los síntomas de la enfermedad, sin embargo en algunos casos puede ser regenerada la capa de mielina de los axones neuronales.

Conociendo bien la esencia de esta enfermedad, es importante mencionar que, existen muchas organizaciones, que procuran disminuir el índice sintomatológico de la enfermedad, ya sea por la siembra de células madres, para el trasplante de tejido nervioso así como la incorporación de proteínas trasmembranales que posibiliten llenar los vacíos de la capa de mielina que interrumpe la conducción del impulso eléctrico.